ESTILO NÓRDICO / ESCANDINAVO

Líneas rectas y sencillas, colores claros y luminosos, viviendas diáfanas y nada recargadas…
¿Te gusta el estilo nórdico? ¿Quieres conseguir este estilo en tu casa?
Hoy te cuento todos los secretos sobre estilo escandinavo. ¡Empezamos!
- Origen:
El estilo nórdico nace a principios del siglo XX en los países del norte de Europa, como Noruega, Suecia, Finlandia y Dinamarca.
En el año 1954 fue ganando protagonismo gracias a una exposición llamada "Diseño escandinavo", que recorrió Norteamérica promoviendo el estilo de vida nórdico. Pero su verdadero origen se remonta años atrás en el periodo entre las dos guerras, donde el diseño tradicional de estos países, basados en la funcionalidad, añade la estética a sus piezas.
Proviene de países en los que la mayor parte del año apenas hay luz natural y los inviernos son muy duros y largos, por lo que requerían muebles que fuesen útiles, duraderos y sin demasiados adornos que recargasen el espacio. De ahí que utilicen la madera de sus frondosos bosques y tonalidades claras para combatir la falta de luz.

- Abierto a la luz:
El objetivo principal el multiplicar la claridad en toda la casa, por lo que quedan terminantemente prohibidas las telas tupidas en las cortinas.

- Color:
El blanco es el color protagonista, sobre todo en paredes, suelos o textiles.
Una de las combinaciones estrellas es el contraste entre el blanco y el negro
Olvídate de los colores oscuros y llamativos y elige una gama de tonos neutros y pasteles combinados con el blanco puro.

- Materiales:
La calidez de la madera estará presente en suelos, paredes y muebles, sobro todo en tonalidades claras como el haya o el abedul.
Se han incorporado materiales como el cobre o el latón, pero siempre en pequeñas dosis a través de elementos decorativos.

- Textiles:
Se utilizan tejidos 100% natural como el lino, la lana o el algodón.
Los textiles de imitación a piel de animal peluda aportan calidez y confort ya sea en alfombras, cubriendo sillas y sofás o como manta.
Los cojines y alfombras en tonos suaves con estampados geométricos como rombos o rectángulos, son otros de los elementos principales del estilo escandinavo.
Otros estampados que podemos encontrar son estrellas, puntos, ciervos, pinos o cruces.

- Muebles:
Predomina lo funcional, la sencillez, las líneas rectas y limpias, creando un ambiente diáfano donde lo práctico se impone a lo estético. De ahí que este estilo este conectado con el minimalismo.
La silla Eames es uno de los iconos de la decoración nórdica por excelencia.

- Decoración:
Predomina la naturaleza y los animales, desde ciervos en cuadros aportando color a las paredes blancas, hasta plantas o accesorios con ramas que recuerden al bosque.
Emplea elementos decorativos metálicos en tono cobre como porta velas, candelabros o lámparas.
La cabeza de reno es otro de los accesorios muy propios del estilo escandinavo. Podemos suavizarlo incorporando unos cuernos o cabezas de reno de resina o cartón.
Los jarrones con pliegues que imitan papel en tonos neutros también formarán parte de esa estética escandinava.

 ¡Inspírate y logra que tu casa hable noruego!

estilo nórdico / escandinavo
estilo nórdico / escandinavo
estilo nórdico / escandinavo
estilo nórdico / escandinavo
estilo nórdico / escandinavo
estilo nórdico / escandinavo
estilo nórdico / escandinavo
estilo nórdico / escandinavo
estilo nórdico / escandinavo
estilo nórdico / escandinavo
estilo nórdico / escandinavo
estilo nórdico / escandinavo
estilo nórdico / escandinavo
estilo nórdico / escandinavo
estilo nórdico / escandinavo
estilo nórdico / escandinavo
estilo nórdico / escandinavo
estilo nórdico / escandinavo
estilo nórdico / escandinavo
estilo nórdico / escandinavo
estilo nórdico / escandinavo
estilo nórdico / escandinavo
estilo nórdico / escandinavo

*Fuente de imágenes: Pinterest

No hay comentarios

Publicar un comentario